IMG_5167

Manual del Ciclista Valeverguista

El Valeverguismo Integral

Hace muchos años, un par de amigos me platicaron sobre su filosofía de la vida, prima hermana del Budismo tibetano y ligeramente semejante al Zen: El valeverguismo integral, que principalmente consiste en no preocuparse demasiado y dejar que las cosas pasen: Heráclito lo resume mucho mejor que ellos con su principio de, Panta Rhei (lit. todo fluye). Es decir, deja que fluya la vida sin preocupaciones.

Hoy quiero platicar cómo he aprendido a aplicar esto sobre la bicicleta como medio de transporte, y de cómo he hecho para sobrevivir 15 años de rodar en esta y otras ciudades.

El Ciclista Dentro de Todos

A lo largo de mi vida he pedaleado por varias partes del mundo primer y tercermundista. He recorrido las calles amistosas de Suiza, el país de los topes (México), las imposibles subidas de los Alpes, el camino más alto de América y hasta los Fiordos de Noruega.

Quisiéramos creer que México es un lugar horrible para pedalear, pero la verdad es que no tanto. Hay riesgo de que un auto te mate en todos los sitios donde convivas con autos y en donde no, muy probablemente te puedes lastimar de muchos otros modos interesantes.

La bicicleta es un deporte riesgoso.

En todos estos años, mi única enseñanza es que la prioridad es sobrevivir, siempre. Hoy, mientras iba por una ciclovía atascada de obstáculos: niños jugando, cargadores descargando, gente sentada y coches tratando de entrar y salir de gasolineras, tuve una revelación:

El Ciclista Superviviente

Hay tres prioridades cuando uno va sobre una bicicleta:

  1. Sobrevivir,
  2. No lastimar a nadie,
  3. Llegar del punto A al punto B.

Todas las decisiones que uno toma deben considerar estas prioridades. Por ejemplo, estás a punto de salirte de la ciclovía para esquivar una patrulla estacionada, puedes escoger a) salir hacia la autovía o b) subir a la banqueta. Lo que debes pensar es ¿en qué vía tengo mayor posibilidades de lastimarme?, ¿puedo lastimar a alguien en el proceso? y por último ¿este camino me sigue llevando al punto B?

El Ciclista Sobreviviente Siempre es Valeverguista

La infraestructura ni en Suiza, ni en Amsterdam, ni en Oregon, ni en México es perfecta. El ciclista sobreviviente siempre es valeverguista porque si siguiéramos los protocolos de tránsito estaríamos muertos.

Por ejemplo — algunas vías de metrobus están señalizadas para llevar ciclistas, algunos carriles de contraflujo también. Pero, ¿dónde tengo mayores oportunidades de sobrevivir ante un accidente? Estimado léctor, no sé si lo sepa, pero los conductores de metrobus tienen instrucciones claras de priorizar la vida de sus pasajeros sobre la de 1 (un) transeúnte, lo cual es lógico y valido. Eso significa que ellos están entrenados para escoger atropellarte antes de tratar de esquivarte y arriesgarse a lastimar a las múltiples personas que llevan arriba. Ustedes decidan, pero yo no comparto carril con un vehículo que está entrenado para atropellarme.

Si pedaleas en la ciudad, algún día vas a tener un accidente, lo siento mucho, no es cuestión de si va a pasar, sino de cuándo y cómo. No tienes capacidad de elegir ni de controlar cómo ni cuándo, pero tienes capacidad de controlar en qué vías te mueves y resulta que es más probable que sobrevivas a un choque contra un auto, que contra un camión de carga. Por eso, debes evitar vías por donde pasan camiones de carga. Escoge vías pequeñas, por donde circulen autos, motos y bicis. No escojas un eje vial con un carril en contraflujo en donde si pierdes el equilibrio vayas a dar abajo de las llantas de un trailer o un trolebus.

Para cerrar con broche de oro les dejo esta cita de Henry David Thoreau, de su ensayo Civil Desobedience.

Must the citizen ever for a moment, or in the least degree, resign his conscience to the legislator? Why has every man a conscience then? I think that we should be men first, and subjects afterward. It is not desirable to cultivate a respect for the law, so much as for the right. The only obligation which I have a right to assume is to do at any time what I think right.

Que se traduce así: ¿Acaso el ciudadano, aunque sea por un instante, debe renunciar a su conciencia y adoptar la del legislador? ¿Cuál sería el propósito de nuestra conciencia entonces? Creo que deben ir los individuos primero y los sujetos después. No es deseable cultivar respeto por la ley, sino por lo correcto. La única obligación que tengo derecho de asumir, es que en todo momento haga lo que me parece correcto.

Así con la bici, y así con la vida. Al ciclista superviviente le deben de valer verga (disculpen la palabra, es creencia religiosa) las reglas. Su única regla es la supervivencia.

Superesse semper,

Everardo J Barojas

Leave a Reply